top of page

GRAN BIOBUSQUEDA DEL SUR: QUÉ, CUÁNDO Y DÓNDE BUSCAR?

Updated: May 17, 2021

Los biólogos aprendemos a encontrar especies de flora y fauna tras largos años de estudios y experiencia. Eso nos convierte en biólogos de campo cuyos encuentros compartimos en fotos que muchas veces consideramos idílicas y envidiables. Pero en la historia, los biólogos fuimos precedidos de los naturalistas, personas que, como tú y yo, disfrutan simplemente de la observación curiosa de la naturaleza que encuentran alrededor de casas, jardines y en sus excursiones a áreas silvestres. La ciencia ciudadana es el reconocimiento científico a esta gran masa de aficionados a la naturaleza, cuyas observaciones se han convertido en base y sustento de descubrimientos científicos.


La plataforma iNaturalist, es actualmente la más importante iniciativa de ciencia ciudadana existente porque reúne con soluciones simples, los aportes y conocimientos de naturalistas y científicos de todo el mundo. Cuenta con una aplicación que puede ser descargada a celulares y tabletas, que permite subir registros fotográficos y de audio, permitiendo que puedan ser revisadas por expertos en identificación de especies.


Las observaciones que logran confirmación de su identificación por más de un especialista, obtienen valor de grado de investigación y se convierten en datos para iniciativas internacionales como el Global Biodiversity Information Facility, que es la más importante fuente de información para la toma de decisiones sobre biodiversidad por entidades de gobierno nacional e internacional.


La plataforma iNaturalist reúne a la fecha más de 49 millones de observaciones obtenidas por más de 3 millones de usuarios.


La organización de eventos como el Great Southern Bioblitz (Gran Biobúsqueda del Sur), contribuyen a fortalecer el uso de esta herramienta de ciencia ciudadana, empoderando a los usuarios, quienes aprenden a identificar las especies y que, de la observación continua, comprenden su importancia por su comportamiento muchas veces asociado a variables ambientales que también nos afectan. De esta manera los que usan esta herramienta aprenden principios de monitoreo ambiental que son de indiscutible valor para comprender los principales problemas mundiales que nos afectan de extinción de especies y cambio climático.


Para participar, solo tienes que descargar la aplicación que está disponible para Android e iOS, crear una cuenta de usuario y empezar a observar. Pero entonces, ¿Dónde empezamos, cuando y qué?


Aunque parezca poco creíble, vivimos rodeados de biodiversidad. Es posible encontrar flora y fauna silvestre incluso dentro de las ciudades más grandes y sofisticadas. Por ejemplo, la ciudad de Lima desde donde escribo esta nota, es una megaciudad con una extensión de más de 2,600 Km2. En el territorio de la ciudad, podemos encontrar parques y centros recreacionales que están siendo revalorados y que permiten la presencia de una apreciable riqueza de especies de toda la flora y fauna, en particular insectos y hierbas. Estas áreas están ampliando su alcance con las iniciativas de paisajismo urbano que están promoviendo ampliar la cobertura verde de las áreas urbanas.


Entonces, ¿Por dónde empezar a buscar biodiversidad? Pues, empecemos por casa. Revisemos jardines y macetas con plantas. En estos pequeños espacios encontraremos insectos, arañas y malezas o “malas hierbas”, que en algunos casos encontraremos a simple vista. Los insectos podremos encontrarlos sobre las hojas de las plantas. Las malas hierbas son en su mayoría plantas nativas que crecen rápidamente por estar precisamente adaptadas para el área natural. Cada observación es un importante registro para nuestro interés.


Pero algunas especies no son tan fáciles y requerirán un poco de esfuerzo de observación. Muchos insectos y arañas se esconden debajo de hojas, plantas caídas y piedras, otras en el tallo de las plantas, en el lado inferior de las hojas y algunos incluso dentro de las flores. En estos casos hay que observar con más detenimiento o incluso, mover con cuidado algunos objetos para descubrirlas. En estos casos hay que estar con la cámara lista porque rápidamente escaparán para buscar refugio.



Una polilla de la familia Pterophoridae, hallada en una pared del jardín, una araña Pholcus phalangioides, en una esquina en el lado inferior de una escalera y una hierba Amaranthus creciendo en una maceta (Fotos de celular sin editar).


La mayoría de estas especies podrán ser encontradas en nuestro jardín a cualquier hora del día. Pero en algunos casos, si tenemos flores y plantas con frutos, nuestro jardín podrá ser visitado especialmente a media mañana, por abejas, picaflores u otras aves. Estas observaciones serán casi siempre inesperadas y debemos disfrutarlas mientras podemos porque serán especies muy evasivas a la presencia humana.


Si vivimos dentro de un departamento en un edificio, aún podemos tener encuentros interesantes. Muchas veces los insectos y aves se posan en los bordes de ventanas o visitan nuestras terrazas. Muchas aves serán más fáciles de fotografiar desde estos lugares. Un poco de paciencia siempre es recompensado con observaciones interesantes.


Si tenemos un parque o jardines abandonados de vecinos, tendremos nuevas oportunidades de observar especies, especialmente hongos, líquenes, insectos, moluscos y aves. Observaciones en parques de Lima han permitido más de 60 especies de estos grupos, los que difieren entre sitios. En particular, me interesan los hongos y líquenes por su potencial uso como bioindicadores ambientales. Existe una amplia bibliografía sobre la relación entre adaptaciones de líquenes a diferentes condiciones de calidad de aire que pueden ayudarnos a detectar y prevenir condiciones no deseables para la población humana.



Un grupo de hongos que crece inesperadamente de un día a otro. Una "mariquita"alimentándose. Un hemíptero Pellaea stictica escondido en una flor. Una araña Salticinae posado sobre una hoja en una hierba del parque. Un gavilán observándonos (Fotos de celular sin editar).


Si tienes oportunidad de movilizarte, la ciudad de Lima se extiende desde el nivel del mar hasta los 1500 m y está en contacto con 4 áreas naturales protegidas. Eso permite contar con una gran variedad de ecosistemas y hábitats que pueden ser visitados brevemente para realizar observaciones.


Playas y humedales costeros son una gran oportunidad de observar especies, especialmente por su comportamiento más constante. Ambos ambientes cuentan siempre con la presencia de un buen número de aves residentes y ocasionalmente, de algunas especies de aves migratorias, todas regularmente fáciles de fotografiar. Las orillas rocosas de las playas permiten también encontrar una gran variedad de algas y moluscos. Los humedales tienen una pequeña variedad de flora que es poca conocida y que puede ser de gran valor fotografiar.